12 noviembre 2015

LOS NIÑOS Y EL AIKIDO


Esta disciplina se basa en un trabajo flexible y dinámico muy adecuado para los niños y adolescentes, y les aporta una gran variedad de valores que ayudan en su educación.



Durante la práctica el niño aprenderá a respetar a los demás ocupando un sitio en el grupo, y poco a poco irá interiorizando valores como el trabajo duro, la constancia, la entrega, la humildad, la confianza en uno mismo y el sentido de la responsabilidad, pilares que sostienen el Aikido.



El Aikido es un arte marcial donde no existe la competición sino la búsqueda constante de la unidad, la armonía y la fluidez del movimiento que permiten al practicante responder a un ataque sin fuerza ni violencia, de manera calmada y proporcional, evitando provocar cualquier comportamiento o carácter violento que pueda aparecer durante la práctica de un arte marcial en personas tan jóvenes.



A través del estudio de las técnicas el niño trabaja  su actitud, postura, control y coordinación. A demás el Aikido desarrolla una excelente psicomotricidad y ayuda a un correcto desarrollo musculo-esquelético esencial en un niño sano.



El papel del profesor se basa en establecer los límites, el grado de exigencia, que permiten que el niño aprenda por sí mismo, para experimentar su propia evolución. 


PORQUÉ EL AIKIDO PUEDE SER INTERESANTE

O ADECUADO PARA EL NIÑO?



La disciplina del Aikido contiene elementos de vital importancia para el desarrollo y madurez del niño:



  1. Le ofrece la posibilidad de conocer y practicar un Arte Marcial no-violento, lo cual significa que dispondrá de formas alternativas a la hora de afrontar situaciones generadoras de estrés que no obligatoriamente pasan por una respuesta violenta, temerosa o de negación de la realidad.



  1. Dispondrá, a la hora de resolver los cambios emocionales y físicos que le ocurran a lo largo de su vida, de técnicas de auto-evaluación y control emocional.


3.La práctica del Aikido no es competitiva ni individual, ya que necesita la colaboración de todos para el propio aprendizaje.