19 mayo 2016

AIKIDO PRE-GUERRA Y POST-GUERRA COMPARADOS

El Aikido de O Sensei Morihei Ueshiba sufrió en realidad poca evolución técnica desde los años pre-guerra hasta su retiro en Iwama después de la guerra. En esta interesante comparativa, se pueden ver las técnicas del fundador en ambos periodos y comparar con conocimiento de causa.
 

12 noviembre 2015

LOS NIÑOS Y EL AIKIDO


Esta disciplina se basa en un trabajo flexible y dinámico muy adecuado para los niños y adolescentes, y les aporta una gran variedad de valores que ayudan en su educación.



Durante la práctica el niño aprenderá a respetar a los demás ocupando un sitio en el grupo, y poco a poco irá interiorizando valores como el trabajo duro, la constancia, la entrega, la humildad, la confianza en uno mismo y el sentido de la responsabilidad, pilares que sostienen el Aikido.



El Aikido es un arte marcial donde no existe la competición sino la búsqueda constante de la unidad, la armonía y la fluidez del movimiento que permiten al practicante responder a un ataque sin fuerza ni violencia, de manera calmada y proporcional, evitando provocar cualquier comportamiento o carácter violento que pueda aparecer durante la práctica de un arte marcial en personas tan jóvenes.



A través del estudio de las técnicas el niño trabaja  su actitud, postura, control y coordinación. A demás el Aikido desarrolla una excelente psicomotricidad y ayuda a un correcto desarrollo musculo-esquelético esencial en un niño sano.



El papel del profesor se basa en establecer los límites, el grado de exigencia, que permiten que el niño aprenda por sí mismo, para experimentar su propia evolución. 


PORQUÉ EL AIKIDO PUEDE SER INTERESANTE

O ADECUADO PARA EL NIÑO?



La disciplina del Aikido contiene elementos de vital importancia para el desarrollo y madurez del niño:



  1. Le ofrece la posibilidad de conocer y practicar un Arte Marcial no-violento, lo cual significa que dispondrá de formas alternativas a la hora de afrontar situaciones generadoras de estrés que no obligatoriamente pasan por una respuesta violenta, temerosa o de negación de la realidad.



  1. Dispondrá, a la hora de resolver los cambios emocionales y físicos que le ocurran a lo largo de su vida, de técnicas de auto-evaluación y control emocional.


3.La práctica del Aikido no es competitiva ni individual, ya que necesita la colaboración de todos para el propio aprendizaje.

03 junio 2014

MASAKATSU BOJUTSU


El fundador de una de las artes marciales modernas del budo, Morihei Ueshiba era practicante de Bojutsu, y fundador de la escuela Masakatsu Bo Jutsu, de la que dio la transmision a su discipulo el ya fallecido maestro, Hikitsuchi Michio. El Bo utilizado en Masakatsu bojutsu, tiene la pecualidad de que la longitud es propocional a la altura del practicante, debiendo llegar desde el suelo ( descalzo ) hasta debajo de la nariz. El principal alumno de Michio Hikitsuchi en el Masakatsu bojutsu es Gerard Blaize y Clint George.
 







02 diciembre 2013

ENHORABUENA ALBERTO...

Desde aquí queremos felicitar y dar la enhorabuena a Alberto Sevilla por la obtención de la hakama, demostrando un gran  mérito  y compromiso a este noble arte. Cabe destacar su constancia y entrega en cada clase de Aikido superándose así mismo cada día. Desde aquí solo puedo decir.... gracias compañero...
También agradecer a todos aquellos que an colaborado en el examen  sorpresa, en especial a los ukes David, Lolo, Josemi, Javi, Manu , Julen..
Gracias por hacerlo todo más fácil. os dejo unas fotos cortesia de Manu.





01 septiembre 2013

TOUR VIRTUAL AIKIKAI DE TOKIO 360º

HACER CLICK

Durante abril de 1931 Morihei Ueshiba finalizó la construcción de un dojo de Aiki-budo de ochenta tatami conocido como el Kobukan, en Ushigome, Wakamatsu- cho, Tokio, en el mismo lugar donde se encuentra hoy el Dojo Central de Aikido. En esa época el Kobukan, así su nombre, era conocido como el “Dojo del Infierno” por el intenso y arduo entrenamiento que se practicaba allí. A fines de abril de 1940, el Ministerio de Salud y Bienestar del Japón concedió al Kobukan el estatus de Fundación (Fundación Kobukai). Con el estallido de la Guerra del Pacífico, los alumnos del dojo de Tokyo debieron partir al frente uno tras otro. Kisshomaru, hijo de O’Sensei, fue el responsable de mantener el Dojo y, a lo largo de la guerra, luchó por conservarlo a pesar de la terrible situación reinante. A pesar de los bombardeos de las fuerzas norteamericanas a Tokio, el Dojo sobrevivió pero después de la guerra fue utilizado como refugio por decenas de familias sin hogar, siendo imposible continuar allí con la práctica. Por tanto se trasladó la sede Central del Aikido a Iwama, lugar donde Morihei vivía plácidamente, trabajando la tierra y enseñando a jóvenes de los alrededores. Después de la guerra, y por orden de las fuerzas de ocupación, todas las artes marciales fueron prohibidas por un largo tiempo peligrando con ello el futuro del Aikido. Se decidió entonces volver a trasladar la sede central de Aikido a Tokio con la esperanza de ver renacer fortalecido el espíritu del Aikido. Para el año 1947 y como parte de una reestructuración, la Fundación Kobukai cambia su nombre a Fundación Aikikai. El 9 de febrero de 1948, el Ministerio de Educación Japonés concedió permiso para restablecer las actividades del Aikikai. Durante esa época el dojo principal de Tokio recibió el nuevo nombre de Ueshiba Dojo y pasó a ser la sede central mundial del Aikido. Por fin, el 9 de febrero de 1948, llegó el gran día: la prohibición fue levantada y el permiso concedido para que los dojos volvieran a funcionar. En esa fecha el Ministro de Educación dio al maestro Ueshiba la autorización para reabrir su escuela. En ese mismo año de 1948 su escuela de Iwama volvió a funcionar como central del Aikido. En 1956 se trasladó la sede central del Aikido a Tokyo, y el Dojo de Tokyo adoptó el nombre oficial de Aikido Hombu Dojo (Escuela Central de Aikido) siendo Kishomaru su director. En septiembre de ese año, el Aikikai celebró la primera demostración pública de artes marciales desde el fin de la guerra a la que asistieron muchas personalidades, incluyendo embajadores de países extranjeros. El 14 de marzo de 1967 se llevó a cabo la ceremonia de iniciación de los trabajos para la construcción del nuevo Hombu Dojo en Tokyo. A principios de 1968, la estructura original de madera que albergaba al Aikikai Hombu Dojo finalmente fue reemplazada por un moderno edificio de hormigón que en la actualidad cuenta con cinco pisos. Este incluye tres áreas de entrenamiento separadas que totalizan 250 tatami. Una de sus habitaciones era utilizada por el fundador como estudio y dormitorio, la cual, luego de su muerte, es conocida como Habitación de Objetos del Fundador. Gracias al apoyo y dedicación de la gente de muchos y diferentes países, el Aikikai Hombu Dojo se ubica en el centro del mundo del Aikido. Bajo la dirección de Moriteru Ueshiba Doshu, los instructores llevan el espíritu del Aikido el cual continua creciendo por el mundo entero. La Casa Central del Aikikai (Hombu Dojo) constituye al dìa de la fecha un referente para todos los practicantes de Aikido del mundo.

15 agosto 2013

LA GEOMETRÍA DEL AIKIDO



O Sensei Morihei Ueshiba recurría en ocasiones a las imágenes del triángulo, el círculo y el cuadrado para ilustrar conceptos ligados a los movimientos y los momentos del Aikido.
Partiendo del punto y de la línea, que aún no tienen superficie, estas son las figuras básicas de la geometría que, cuando se les agrega volumen, se convierten en los cuerpos de pirámide, esfera y cubo.
Las imágenes de que nos habla el Maestro son el producto de su esfuerzo de síntesis por transmitirnos su pensamiento y exige de nosotros, al mismo tiempo, un empeño equivalente por develar su significado.
Este no es un propósito puramente enciclopédico o intelectual sino la vía para orientar nuestra práctica hacia el mejoramiento de nuestra técnica, lo que a su vez nos llevará a redescubrir desde allí, con nuestro propio sello, las enseñanzas del Aikido.
Así el triángulo simboliza el impulso, el inicio del movimiento, la proyección energética.
El círculo alude al movimiento, a la continuidad, al infinito.
El cuadrado representa lo estático, lo sólido, lo estable, lo material.
La postura triangular propia del Kamae (guardia), nos proporciona al mismo tiempo que estabilidad, la posibilidad de movernos en todas direcciones, ya sea hacia delante, hacia atrás, cambiando de frente rotando la cadera sin desplazar los pies (Tenkai) o desplazándolos hacia delante o hacia atrás (Tenkan). El tetraedro o pirámide nos presta claves para el movimiento en cuatro y ocho direcciones.
El círculo es la figura distintiva del Aikido, ya sea óvalos, hondas o espirales, el círculo está siempre presente y, cuanto más perfecta su ejecución, tanto mejor la técnica. El movimiento circular carece de aristas, de interrupciones. La energía corre libremente por una senda despejada.
Pero en ocasiones perseguimos el círculo y nos olvidamos de sus otros dos componentes fundamentales: el radio y el centro. Sin la presencia de estos dos elementos la circunferencia se deshace.
El radio es el camino de penetración para ocupar el centro. El radio es una recta hacia el centro y así debe ser la entrada (Irimi), directa, decidida. Y un centro firme en los desplazamientos del cuerpo (tai sabaki). El desequilibrio y la proyección surgen como consecuencia natural de este movimiento.
El cuadrado se forma en las retenciones y palancas, con su base bien apoyada en el piso, las líneas de fuerza de sus diagonales cortando al Uke y su peso bajando por sus aristas conforme la Ley de Gravedad.
Estas tres representaciones geométricas tienen muchas otras implicaciones: físicas, ideales y también esotéricas que exceden el ámbito de esta nota.

19 febrero 2013

Sobre el Aikido y el Consejo Superior de Deportes; Declaración del Aikido federativo vasco.

No es una noticia fresca… Como se puede ver, esto comenzó en abril de 2012. A continuación podéis leer tanto el correo como la Declaración propuesta a los clubs de Aikido del Pais Vasco para la firma de los aikidokas.

 “Queridos compañeros aikidokas;

 LLevo ya más de un mes retrasando este correo, pero como el tiempo pasa, y contra más lo dejemos correr, peor sera, os escribo de una vez, y asi me lo saco de dentro. Imagino que todos estareis al tanto de la decisión del Consejo Superior de Deportes. Para los que no sabeis lo que pasa, o solo teneis una idea aproximada, resumo: A finales de abril del año pasado el CSD retiró del listado de su página web (http://web.archive.org/web/20120427122924/http://www.csd.gob.es/csd/asociaciones/1fedagclub/soapcli.2007-04-09.7443115307/view ) el Aikido de entre las especialidades deportivas de la Federación de Judo. Yo me di cuenta por casualidad a mediados de junio, y, picado por la curiosidad, llame al mismo CSD; me pusieron al habla con un técnico de alta competición (creo que eso fue lo que me dijeron, pero no recuerdo su nombre). Este señor, bastante rotundamente, se limito a decirme que como el Aikido no tiene competición, no es un deporte, y por eso no debe estar en el listado. Hasta ese punto todo correcto; yo lo deje correr, esperando que hubiese algún movimiento por parte de la propia federación, o de alguien. Ese movimiento ocurrio antes de quince días, cuando, mientras se estaban organizando los cursos de titulación de tipo I y II, aqui en el Pais Vasco, el Consejo Vasco del Deporte, encargado de la organización, dio el aviso a la Federación Vasca de que los practicantes de Aikido, al ser una actividad no reconocida por el CSD, no podian acceder a esos cursos. Fue una sorpresa para todos, y creo que incluso para los mismos servicios de deportes de las diferentes autonomías; a través de Ruben Varona (te acordarás, Ruben) se contacto con el servicio de deportes de la Generalitat, que pensaban que los cursos de titulación que se celebraban en Cataluña eran oficiales… Resultó que la razon la tenia el técnico de Euskadi: en ninguna parte de España los cursos de titulación de Aikido tienen valided oficial; esto es, no estan reconocidos por la Administración. Desde entonces se han sucedido varias reuniones con el técnico encargado del Consejo Vasco del Deporte. De estas reuniones, y de lo ocurrido en estos meses hasta ahora, he sacado en claro lo siguiente: 1º.- por lo menos,a los aikidokas que hicieron el año 2011 el curso de titulación de tipo I en el Pais Vasco (el primero que se hacia en Euskadi despues de muchos años), el Gobierno Vasco les iba a reconocer, por lo menos de momento la valided de su diploma (porque hasta eso querian anular). 2º.- El CSD, o quien sea dentro del Consejo, ha tomado la decisión de retirar al Aikido (y a otro monton de actividades, supongo), de una manera que solo se puede entender como arbitraria. Queda claro que el colectivo de practicantes de Aikido les importa absolutamente nada, pero que desprecien a los servicios de deportes de todas las comunidades autonomas (y de paso, creo que a la misma Federación, porque a fecha de hoy no me queda claro de que en su momento la avisaran de su decisión), y que no emitan ni siquiera una resolución, o lo que sea, donde por lo menos avisen de su decisión (y fijaos que digo “avisen”, ni siquiera “justifiquen”), me parece chocante, chapucero, y casi hasta humillante. 3º.- Si hasta abril del año pasado podiamos tener la utopia de que en un futuro muy muy lejano se podría crear una Federación Española de Aikido, reconocida por la Administración, ahora ya nos han hecho el favor de quitarnos las ganas de soñar, porque si no estamos dentro del entramado deportivo, muy dificilmente se podrá dar el caso de la creación de esa federación. 4º.- Nos niegan el derecho a acceder a titulaciones oficiales reconocidas por el CSD (osea, por la Adminsitración del estado); 5º.- Cuando, en un futuro mas o menos próximo, se aplique la Ley del Deporte en su literalidad, no me queda nada claro en que sitio se va a quedar el Aikido, ni que derechos podremos tener de cara, a por ejemplo, dar clases en centros públicos. 6º.- Problema añadido que esta surgiendo ahora, por lo menos en mi club, el Amagoia de San Sebastián: la licencia de este año no se puede entender como barata (64 €); la gente se esta quejando y yo, como delegado de Aikido de la Federación, me estoy quedando sin argumentos para defender el pago, porque, si no somos un deporte, ni aparecemos “oficialmente” dentro de la Federación, ni parece que la Federación este haciendo nada para solucionar el tema, ni practicamente -aqui en Euskadi- recibimos ninguna contraprestación, mas allá del seguro de accidentes (que me juran bastantes personas que podría ser mucho mas barato…) por lo que pagamos, ni… etc… ¿que sentido tiene -me dicen- el seguir pagando esta licencia y seguir dentro de la Federación de Judo? 7º.- A mi me resulta evidente que esto es algo crucial dentro de la historia del Aikido en España, por lo menos dentro de la historia del Aikido “federativo”; desde los encargados de la gestión, o dirección, u organización del Aikido en la RFJYDA ni siquiera se ha dado un solo aviso de lo que estaba ocurriendo, y de los pasos que se estan dando, al colectivo de aikidokas. En el fondo no es algo extraño, porque esa es la linea de acción… desde que yo tengo memoria (y llevo 33 años practicando). Pero lo peor es que da la sensación de que a nadie, NADIE, le importa tampoco un carajo lo que esta sucediendo. Ni a aikidokas de base, ni a profesores, ni a directivos de clubs… O por lo menos eso parece, porque nadie, que yo sepa, se queja. O no tenemos conciencia de colectivo, o estamos tan desencantados por lo que viene a ser una inercia “histórica” de inacción que no nos implicamos en absolutamente nada relacionada con la federación, o sencillamente nos da igual. Enfin, no me quiero alargar más. Para acabar solo os queria presentar la idea que tomamos en Euskadi en la reunión de clubs de Aikido de la federación Vasca de Judo y d.a., el pasado mes de noviembre 2012. Se propuso la idea de redactar un comunicado, o declaración, exponiendo lo que ha ocurrido y solicitando el amparo y la ayuda de diferentes entidades para la resolución de este problema; comunicado que ahora mismo se ha pasado a todos los clubs de Euskadi para que los aikidokas lo firmen. Se presentara primero, para respetar el conducto administrativo y por respeto a la entidad donde nos encontramos, a la Federación Vasca de Judo. A continuación, la idea es presentarlo también al Consejo Vasco del Deporte, y al Ararteko, el defensor del pueblo del Pais Vasco. No penseis que soy (o que somos) tan ingenuo como para creer que esto puede servir para algo. Tengo fe en mi presidente y se que nos ayudara en lo que pueda, pero también soy consciente de que, si solo es la federación Vasca la que presenta esta queja, o esta petición, a la Real Federación Española de Judo y d.a., para que se tome mas en serio nuestra defensa, esta declaración no ira mas allá de la mesa de la asesora jurídica de la RFJYDA. Pero, ¿y si fueran varias federaciones las que presentaran esa queja? ¿Y si fueran todas? Os dejo esta idea, para que, si os resulta interesante, hagais lo que juzgueis oportuno en vuestras propias federaciones. En cualquier caso, por lo menos, nosotros, habremos expresado nuestra queja y nuestro desacuerdo con algo que nos parece injusto y arbitrario. Me encantaria conocer vuestra opinion sobre todo esto. Y espero que tenga algún interés para vosotros. Si es asi, por favor, dadle difusión a este correo. Un cordial saludo,

 Juantxo Ruiz Delegado de Aikido de la Federación Vasca. Presidente y miembro del cuadro de profesores del Aikido Club Amagoia.”

02 noviembre 2012

EL MAESTRO Y EL COMBATE

El maestro de aikido exigía entrenamientos intensivos, pero jamás permitía que sus alumnos participasen en competiciones con otras academias de artes marciales. Todos protestaban por eso, pero nadie tenía el valor de comentar este asunto en la clase. Hasta que, cierta tarde, uno de los jóvenes osó plantear: - Nos hemos dedicado con todo nuestro corazón al estudio del aikido. Sin embargo, jamás sabremos si somos buenos o malos luchadores, porque no podemos enfrentar a nadie de afuera. - Espero que nunca necesiteis saberlo - respondió el maestro - El hombre que desea pelea, pierde su contacto con el Universo. Nosotros estamos estudiando aquí el arte de resolver los conflictos, no de iniciarlos. Fuente: Página de Paulo Coelho

24 agosto 2012

DEBES SER COMO LA PIEDRA

Un joven Samurai le preguntó a su Maestro:
“¿Cómo logro convertirme en un guerrero invencible?”
El anciano Maestro le respondió:
“¿Ves aquella enorme piedra? Ve hasta ella e insúltala hasta que te canses”
El joven sorprendido pero sin cuestionar, se acercó a la gran piedra y la insultó bastante, luego regresó con su Maestro que lo observaba de lejos y le preguntó:
“¿Qué hizo la piedra?”
El joven le respondió: “Nada”
El Maestro le ordenó: “Toma tu espada y golpéala hasta que no puedas más”
El joven Samurai se acercó a la piedra y empezó a golpearla con tanta fuerza que la espada se rompió. Retornó al Maestro que le preguntó: “¿Qué hizo la piedra?”
El joven le respondió: “Nada”
Entonces el Maestro le dijo: “Esa es la respuesta a tu primera pregunta, si quieres ser el mejor guerrero debes ser como la piedra, soporta los peores insultos y actos de provocación y te volverás invencible.”

16 agosto 2012

KISSHOMARU UESHIBA

KISSHOMARU UESHIBA  ( 1921-1999 )
Kisshomaru Ueshiba nació en Ayabe en la Prefectura de Kyoto el 27 de Junio de 1921 siendo el cuarto niño y el tercer hijo varón de Morihei Ueshiba. El fundador estaba en ese entonces viviendo con su familia cerca de las tierras del Centro Omoto en Ayabe donde él era un creyente activo y promotor de la religión. También entrenó a algunos estudiantes en un pequeño dojo que formó parte de su casa y se llamaba el "Ueshiba Juku." Fue allí donde el famoso maestro de Daito-ryu Sokaku Takeda vino y pasó varios meses en 1922.

Kisshomaru Sensei todavía tiene recuerdos de su niñez de este colorido periodo en el desarrollo del aikido. Morihei Sensei se mudó con su familia a Tokyo en 1927 donde Kisshomaru completó la mayoría de su educación formal. Se le preguntó en una entrevista en 1983 cuando comenzó a entrenar artes marciales, y respondió: "Hay un proverbio Japonés que dice, ‘Un niño que viva en una tienda cercana a un templo cantará un sutra sin habérselo enseñado.' De la misma forma, yo había comenzado mi práctica cuando era un niño sin ni siquiera darme cuenta de ello... Alrededor de 1936 estaba a mi cargo tomar ukemi de espada para mi padre cuando él iba a sitios a dar exhibiciones. Yo practiqué un poco de kendo... y [también] el viejo estilo de Kashima Shinto-ryu." Ya, en el manual de entrenamiento de 1938 titulado "Budo" publicado por Morihei, su hijo aparece en muchas de las fotos técnicas como su uke.

Después de terminar el bachillerato, Kisshomaru se inscribió en la Universidad de Waseda de Tokio donde se graduó con un título de economía en 1942. También en ese entonces, al principio de la Segunda Guerra Mundial, fue que a Kisshomaru le fueron confiadas las operaciones del dojo Kobukan por el Fundador quien se retiró a la población de Iwama en la Prefectura de Ibaragi. Por ese tiempo, el dojo estaba casi vacío de estudiantes y las obligaciones de Kisshomaru eran mayormente administrativas. Fue, entre paréntesis, también en 1942 que él termino "aikido" fue oficialmente adoptado en acatamiento de la póliza de estandarización de nombres del Dai Nihon Butokukai.


Cerca de no enrolarse gracias al esfuerzo de la guerra, el edificio del dojo estaba en peligro físico debido al bombardeo de Tokyo. En una ocasión mientras era alumno de la Universidad de Waseda, Kisshomaru, con la ayuda de varios vecinos, triunfaron escasamente en salvar el dojo de volverse cenizas del área devastada por el fuego de Shinjuku. Inmediatamente después de la conclusión de la guerra la práctica de todas las artes marciales fue prohibida por el Cuartel General de los Aliados y Kisshomaru le abrió las puertas del dojo a como 100 personas que habían quedado damnificadas en el despertar del devastante conflicto. Pasó parte de su tiempo en Tokyo y parte en Iwama durante este periodo.

Cuando la práctica se renovó en Tokyo en una base informal, muy pocos practicantes aparecieron pues la mayor inquietud de la mayoría de la gente era sobrevivir. Pero por 1948, el Zaidan Hojin Aikikai, el sucesor de la Fundación Kobukai, fue establecida y poco a poco el dojo revivió. Teniendo una esposa, dos hijos y varios uchideshi hambrientos que alimentar, Doshu fue en ese entonces empleado a tiempo completo en compañías de seguridad y dió clases de aikido en las mañanas y en las noches. Su padre permaneció en Iwama entrenando a unos cuantos estudiantes cercanos, entre ellos Morihiro Saito.
Cuando la práctica en Tokyo ganó fama, Kisshomaru comenzó a dirigir parte de sus esfuerzos hacia la expansión del aikido a un publico casi totalmente ignorante del arte. A punto notable fue una gran exhibición dada en la tienda por departamento Takashimaya en 1956 donde por primera vez, no solo el Fundador, sino también instructores avanzados hicieron técnicas. Kisshomaru escribió su primer libro propiamente titulado "Aikido" en 1957 y otros les siguieron en intervalos regulares. El crecimiento del aikido continuó progresivamente y los dojos aparecieron en ciudades y escuelas por todo Japón. El nombre "aikido" comenzó a ser familiar al publico Japonés en general que podía ahora identificar al arte marcial.

La próxima mayor frontera en la diseminación del aikido eran los países extranjeros. Kisshomaru comenzó a enviar jóvenes, y talentosos instructores al exterior para que pusieran dojo y, aunque precedido por Koichi Tohei, el mismo viajó a USA por primera vez en 1963. A mediados de la década de 1960, un gran número de practicantes llenó los espacios del Aikikai Hombu Dojo además con la venida de extranjeros a Japón para entrenar en la Meca del aikido. El fundador, que pasaba ahora en Tokyo la mayoría del tiempo, ya rondaba por sus ochenta años y Kisshomaru y Koichi Tohei eran las figuras principales del dojo.

Tras la muerte en 1969 de OSensei, se produjo una disputa entre el nuevo Doshu Kisshomaru Ueshiba y el Jefe Instructor Tohei, este último terminó por dejar el Hombu dojo para establecer su propia escuela en 1974. Para mediados de 1970 el aikido había crecido hasta el punto que el Doshu y las figuras principales del Aikikai sintieron que el tiempo había pasado para crear una "Federación Internacional de Aikido (IAF)." Federaciones nacionales fueron reconocidas en numerosos países y el control de la organización vino bajo el control del Zaidan Hojin Aikikai. Doshu se volvió más ocupado quekisshomaru nunca, sus ocupaciones lo llevaron a varias ciudades de USA, Europa y hasta Sudamérica.

En 1977, la tan esperada "Biografía de Morihei Ueshiba" del Doshu fue publicada por Kodansha y generalmente es considerado el trabajo más autorizado acerca de la vida de su padre. Fue, además, alrededor de este tiempo cuando se empezó a rumorear que su propio hijo, Moriteru, iba a ser el "Tercer Aikido Doshu". [El actual Doshu Moriteru Ueshiba asumió la posición de liderazgo después de la muerte de su padre en Enero de 1999.]

El punto de vista del Doshu con respecto al aikido enfatiza, técnicamente hablando, movimientos suaves, y circulares. El carácter "maru" en su primer nombre era simbólico de su vista de la esencia "circular" de la técnica del aikido. En términos filosóficos, el mismo Doshu elocuentemente resume sus pensamientos acerca del arte creado por su padre con estas palabras: "Los movimientos del aikido están en perfecta concordancia con los movimientos del espíritu. Si uno habla de problemas espirituales o arrojar su oponente sin herirlo después de haberlo golpeado y pateado, no es convincente. En aikido, fortalecemos el cuerpo y la mente a través de movimientos suaves los cuales están en armonía con la naturaleza." Doshu permaneció extremadamente activo dando innumerables exhibiciones y lecturas en Japón y el exterior, hasta que falleció en Enero de 1999 por una afección respiratoria.


14 agosto 2012

HIKITSUTSI MICHIO

Hikitsutsi Michio (1923-2004)


 Hikitsuchi Michio Sensei nació el 14 julio de 1923 (12avo año de la era Taisho) en Shingu una pequeña villa situada en la ribera del Pacífico de la prefectura de Wakayama. Huérfano desde muy pequeño, fue criado por su abuela, profesora de Naginata (Alabarda), que para obligarlo a concentrarse lo obligaba a practicar el Budo. Es así como a la edad de 9 años comienza con la estudio del Kendo, Judo, Yari (Lanza), Ba-jutsu (arte de montar a caballo), Shuriken (arte del lanzamiento) y Karate.

Por casualidad, su abuela era amiga del fundador del Aikido, O'sensei Morihei Ueshiba (Shingou está cerca de Tanabe, villa donde nació el fundador).

A los catorce años es presentado con O'sensei Morihei Ueshiba y debuta en la práctica del Aiki-Budo (en esa época la palabra Aikido no era utilizada aún). Su abuela se preocupaba de él y se levantava a las 4 de la madrugada. Para retribuir estos esfuerzos, Hikitsuchi Sensei pensaba que tenía que hacer su entrenamiento seriamente y es por esto que en cada Budo el daba su máximo de esfuerzo para llegar hasta el final. "Por ejemplo, justo a la edad de 20 años, yo practicaba Karate Goju-ryu y entrenaba mis manos enterrándolas en la arena. Hacía las cosas como un loco. Hubiese golpeado a los demás, pero eso no servía de mucho." Su voluntad de hacer el máximo en cada Budo, llevó a Hikitsuchi Sensei a aprender Aikido también.
"O'Sensei (Moriehei Ueshiba) era de Tanabe, villa de la prefectura de Wakayama. La gente de otras provincias que lo escuchaba hablar no entendían bien lo que decía, pero yo quería asimilarlo todo. Cuando O'sensei venía a Shingu yo grababa cada palabra que él decía."
Pero la guerra estalló, y lo separó a él, así como a otros también del fundador del Aikido. En 1941 se va a enseñar el Budo para los oficiales del ejército.
Cuando la guerra se acaba, vuelve a hacer la clase en Shingu. Durante un entrenamiento de Kendo, teléfono suena; es O'sensei Moriehei Ueshiba que le pide que lo recoja en la estación de trenes de un balneario cercano a Shingu. Hikitsuchi Sensei, muy emocionado, corre en su moto para buscar a su maestro. Es así como se encuentra nuevamente con O'sensei Moriehei Ueshiba, quien después de toda una noche de discusión sobre el Budo le pide que lo siga.
Aún así, después de la guerra, Hikitsuchi Sensei ejerce 5 años más como contador en una empresa maderera. Hikitsuchi Sensei comete un error en ciertos cálculos y se da cuenta que debe una gran cantidad de dinero (varios millones de yens de la época), lo que lo obliga a vender los bienes de su familia para solventarse.
Es ese momento O'sensei Morihei Ueshiba se acrca a él nuevamente y no puede rechazar la oferta de dedicarse por completo al Budo.

En 1954, por petición de Morihei Ueshiba, construye un dojo de Aikido en Shingu. En 1957, O'Sensei le entrega el diploma de Bo-Jutsu. "En 1957, en verano, cerca de la una de la mañana, O'sensei me dice que me levante y lo siga. Nos alejamos del dojo y comenzamos a practicar el Ken (Sable) del Aikido (Sho Chiku Bai No Ken, así nombrado por O'sensei depués de 1942). O'sensei me pide que lo ataque con mi Ken y después de varos ataques siento que la punta del Boken (sable de madera) de O'sensei se ha roto. Me pongo a buscar la parte rota del Boken pero no la encuentro. Entonces O'sensei me dice: "¿Qué está buscando Sr. Michio? ¿Es ésto lo que busca?". Y saca de su Keikogi (vestimenta de entrenamiento) el trozo de boken roto. Normalmente un trozo de boken quebrado vuela por el aire. ¿Cómo es que lo sacó desde el interior de su keikogi? Yo no comprendía. En ese momento pensé que O'sensei era como un dios."
Es a través de este entrenamiento que O'sensei le enseña el "secreto" del Sho Chiku Bai No Ken para luego entregarle el Makimono (rollo impreso) de Bo-Jutsu: Bo-Jutsu Masakatsu (así lo denominaba O'sensei) Oku Hisaden. Estos rollos incluyen los dibujos y las explicaciones del Bo-Jutsu de Morihei Ueshiba. Los dibujos fueron hechos por Kanda Massami y el texto fue escrito por el mismo O'sensei. Hikitsuchi Michio Sensei continuó aprendiendo de Morihei Ueshiba, acompañándolo de cerca cada una de las múltiples veces que visitó Shingu, acompañándolo a los peregrinajes a Rongu (villa donde el fundador visitaba un célebre templo) y a Natchi donde siempre iba a ver su cascada.
El 10 de enero de 1969, Hikitsuchi Sensei recibe directamente de las manos de O'sensei Moribei Ueshiba el 10mo dan en presencia de Sensei Kubokatsu Hiroo, hoy fallecido, a quien O'sensei enseñó por primera vez en Shingu.

Dándole el 10mo dan, Morihei Ueshiba le dice"Ya te lo he entregado todo Michio San. Hoy te entrego el 10mo dan haciendo una reverencia ".
1969 es un año de muchas pruebas para Hikitsuchi Sensei. Es más, su hijo muere repentinamente el 20 de mayo. En ese momento Sunado-Mari Fukiko (hermana de Sensei Sunadomari, profesor de Aikido en Kyushu), que entendía el discurso espiritual de O'sensei y que se hacía cargo de O'sensei hace ya más de 40 años, le dice "tu hijo se fue al lado de O'sensei en tu lugar" (n. de t. O'sensei había muerto hace sólo un mes). Pero estas palabras no lo consuelan, Hikitsuchi Sensei quien queda en un estado de tristeza extrema. Es en ese momento en que decide enseñar el Aikido tal y como se lo enseñó O'sensei, a todo el mundo y por el resto de su vida.
El dojo de Shingu crece. En 1973, inaugura la ampliación del dojo a 131 tatamis. Los extranjeros visitantes crecen en número, en particular los Estado-Unidenses. Así Hikitsuchi Sensei, acompañado de sus alunos más antiguos, viaja a Estados Unidos en 1974 y en 1978. En 1984, visita Francia por primera vez. Desde entonces regresa cada año hasta 1987. Paralelamente es creada una asociación (AFATJ) para asegurar un mejor recibimiento y dar continuidad a la práctica. En 1988, Hikitsuchi Sensei cae gravemente enfermo y se debe someter a dos intervenciones médicas de consideración. Después de la segunda operación cuenta con humor: "Estaba llegando al cielo, pero cuando Dios me vio, me hizo regresar a la Tierra para seguir enseñando Aikido" . Afortunadamente Hikitsuchi Sensei cumple su palabra y se recupera rápidamente.
En marzo de 1991, recibe en el Nihon Budokan de Tokyo, de manos de Sensei Kishomaru Ueshiba, un diploma de condecoración en reconocimiento a su contribución de más de 50 años dedicado a la enseñanza del Aikido.
Sus clases y seminarios duraron hasta 1998. Después de esta fecha su salud ya estaba muy deteriorada y era imposible llevarlo a Europa.
Continuó como profesor en su dojo de Shingu, ayudado por los alumnos más antiguos. Aún así, en 2004, su cuerpo se encontraba agotado, y no pudo vivir más sobre la Tierra. Muere el 2 de Febrero de 2004.
Recibe el nombre budista de SHIN KI GEN IN DEN SAIMIN EIKETSU KOJI :
EIKETSU: El gran hombre
KOJI: Budista laico
SAIMIN : Que libera el sufrimiento de las personas
Merecido nombre para quien toda su vida la dedicó al servicio de O'Sensei Morihei Ueshiba y a enseñar su Arte en el mundo entero, este Arte que tiene la esperanza de hacer del mundo una gran familia.